Harry Potter and the Philosopher's Stone

Harry Potter and the Philosopher's Stone ★★★½

Bueno, yo sin acabar la tercera del Señor de los Anillos, dejando mi revisión sobre las dos trilogías inspiradas en la obra de Tolkien sin acabar, y ya me lanzo a por otra saga de fantasía. La que imperó con mucha fuerza entre los jóvenes de mi generación. La que quiera o no, recuerdo con un cariño especial. El cariño reservado para aquello que conecta con tu más tierna infancia. Harry Potter.

¿Que puedo decir? Algunos efectos cantan hoy en 2016 (normal), se deja algunos detalles del libro cuya falta noté para mal, el clímax siempre lo encontré un pelín cojo, y es un poco lenta para terminar. ¿Pero a quien le importa? Es la que empezó el fenómeno, y se lo merece. Una intro soberbia que te mete de entrada en el mundo de mágicas posibilidades que plantea, y de ahí en adelante es un no parar de ver cosas que los críos puedan contemplar con curiosidad y asombro. Lo se, hice la prueba con mi hermano de 11 años y puedo afirmarlo. Chris Columbus, el director, es un tipo competente, y hace un buen trabajo recreando y tratando de reproducir con fidelidad el libro. Ayuda mucho que la peli, a pesar de ser una fantasía para niños, de entrada se tome en serio a sí misma. Solo hay que ver el reparto de actores para los papeles de adulto que el film se gasta, o la currada banda sonora cortesía de John Williams EL GRANDE. Los actores infantiles cumplen, aunque los que hacen de Ron y Hermione le sacan bastante distancia al de Harry en cuanto a interpretación. Mención especial para el que hace de Draco Malfoy, del que nunca me cansaré de decir me parece una elección de casting excelente. Un chico de aspecto elegante pero repelente. No se tiene que esforzar mucho el chaval para encajar en lo que le toca.

Que voy a decir, no es mi favorita de la saga, pero vamos, bien está. Un aviso de lo que iba a llegar.