Eaten Alive ★★★

Después de LA MATANZA DE TEXAS, Tobe Hopper rueda su propia versión de PSICOSIS cambiando a la madre muerta por un cocodrilo africano hambriento de carne humana, lo cual no puede sino hacerle ganar puntos in my book. La peli es una locurón en todos los sentidos.