Veneno ★★½

Creo que su importancia es más bien sociológica. Lo digo en dos sentidos: refuerza una forma nueva de hacer series en España, exportada de Estados Unidos, en la que el diseño de producción y la idea del "creador" cobra mucha más fuerza que los otros elementos. Por otro lado, la política de la representación es incuestionable, y eso supongo que hay que leerlo más como una conquista que como la respuesta a un reclamo colectivo. Es una serie de su tiempo, poco innovadora, bastante tosca por momentos, muy mal escrita y apoyada en momentos dramáticos subrayados con música y en cameos execelentes. Es paradójico que denuncie la industria televisiva y luego caiga en los mismos ejercicios de manipulación con el espectador —ambas son dos polos que se retroalimentan en la industria cultural—, pero es lo que tenemos. Visto lo visto, no es poco.

Pablo Caldera liked these reviews