Lucky Chan-sil

Lucky Chan-sil ★★★★

“Yo le entregué toda mi vida al cine”

Esta es una de las pocas películas que te hacen reflexionar si realmente quieres dedicarte al cine porque es una industria en la que siempre existe la incertidumbre de que si te vas a morir de hambre o vas a lograr llegar lejos como otros cineastas. 

Es triste saber que desgraciadamente no siempre te puedes dedicar a lo que tanto amas y tienes que recurrir a limpiar casas o a ser maestro de idiomas para poder sobrevivir. También es triste saber que en cuestión de segundos todo lo que habías construido en el cine se puede derrumbar. 

A mi parecer esto es un pequeño retrato de la realidad que es ser cineasta independiente, aunque yo aún soy una estudiante, si puedo imaginar que esta puede ser la situación de muchos cineastas. 

Es aterrador ponerse a pensar en todos los futuros posibles en la industria cinematográfica porque lamentablemente está siendo monopolizada por los grandes estudios y ha ido en decadencia, ahora más por pandemia y porque muchas de las veces solo se puede llegar al éxito a base de nepotismo. 

Otra de las cosas que me hizo cuestionarme es: ¿realmente vale la pena entregarse por completo a tu trabajo? Chan-sil entregó toda su juventud a hacer películas pero ¿a que costo? No se casó y no tuvo una familia, y yo se que eso no es algo realmente necesario en la vida pero puede llegar un punto en el que pierdas tu trabajo y te quedes sola, como ella. Yo siempre he dicho que no quiero tener hijos porque interrumpirían mi vida laboral e incluso he pensando en que tener una pareja es una pérdida de tiempo y este filme me hizo reflexionar muchísimo eso y creo que mi opinión sobre formar una familia cambió. 

Lucky Chan-sil me dejó muchas cosas que analizar que no cabrían en esta review. Es una excelente película para pensar en nuestro futuro y el mundo laboral. Creo llamaré a mis psicóloga.