I, Tonya

I, Tonya ★★★★½

A medio camino entre el falso documental y película al uso, I, Tonya es una de las propuestas más intensas y originales que he visto recientemente. La turbulenta historia de la patinadora olímpica Tonya Harding me era completamente desconocida, y creo que a la hora de enfrentarse a ella, es mejor así. El golpe de efecto es tres veces mayor, a medida que se desarrollan los acontecimientos.

Se suele decir que la realidad supera a la ficción, y está historia lo pone de manifiesto. Que circunstancias y personajes como los que rodearon a Tonya fueran capaces de arruinar no solo su carrera, sino su vida, sería demasiado difícil de creer en una obra de ficción. Sería una mala tragicomedia. Pero lo cierto es que se trata de una historia real, por supuesto reinterpretada y contada bajo la hábil dirección de Craig Gillespie y el soberbio guión de Steven Rogers.

La práctica totalidad del peso de la película, y quizás la diferencia entre el éxito o el fracaso de la propuesta, iba a recaer en los hombros de la actriz protagonista. Al final resultó que Margot Robbie nos entregó uno de los mayores regalos a nivel interpretativo que he visto recientemente, y excede a todos los niveles (esa escena en el camerino cerca del final). Que cuando padecí Sucide Squad lo único que salvé de aquel despropósito fuera su interpretación era una buena señal. Vaya que si lo era.

Una historia que merecía ser contada, aunque ya sea tarde para hacer justicia. Y del todo educativa, también, demostrando como alguien con talento, alguien excepcional como fue Tonya, puede  perderlo todo en un abrir y cerrar de ojos si se rodea de la escoria adecuada y deja que se abran paso en su vida lentamente.

Si la historia del deporte olímpico necesitaba una película, es sin duda alguna, ésta.

christiandolz liked these reviews