La Belle Noiseuse

La Belle Noiseuse

El autor y su obra maestra

Jacques Rivette es tal vez él autor con menos reconocimiento de la Nouvelle Vague (y del cine en general), ya sea por que sus mejores obras se encuentran después del dicho movimiento o porque es un autor que se aleja casi por completo del estilo de sus contemporáneos; La Belle Noiseuse es otro ejemplo del talento que Rivette tenía y de la apreciación que este autor se merece hoy en día.

Mediante una dirección impecable, un ritmo pausado y unos personajes construidos con delicadeza divina a lo largo de la película Rivette nos cuenta la historia de Edouard, un autor ya retirado que después de años de dejar el proyecto que más problemas, tiempo y dedicación le dejo (La Belle Noiseuse) logra encontrar en Marianne la musa y la inspiración que creía haber perdido ya hace demasiado tiempo. Rivette a no solo se limita a contarnos la historia de un pintor culminando con su magnus opus, en ese estudio dónde se desenvuelve la mayor parte de la película se dan una evolución de personajes divina; no solo existe una evolución en los trazos de Edouard que en un principio son un desatre, no tienen ni forma ni rumbo, son "para tirar a la basura" como el mismo Edouard lo dice, no solo en la actitud de Marianne que pasa de odiar el proyecto de La Belle Noiseuse a básicamente ser la única de los dos que quiere seguir con este adelante, hay una evolución en su persona, las máscaras que ambos llevaban se van callendo, se van desdibujado de las personas que eran y de los ideales en los que estaban sostenidos, para culminar con esta obra maestra ambos tienen que dejar todo atras, su alma, su persona, su ser.

Rivette en esta obra preciosa no solo es capaz de hablarte de un autor y su obra, si no que también de la pasión, del amor, de como consive el arte, de la vejez, de la juventud, del ser mismo. Logra construir algo hermoso en un lapso de 4 horas y en un espacio de 4 paredes, sin duda una obra demasiado recomendable, tal vez una de las más preciosas jamás hechas y de las menos apreciadas.

-Fabi