Annette

Annette ★★½

“Now you have nothing to love”

Otra vez las expectativas me jugaron una casi mala pasada, había escuchado muchas cosas de Annette desde ya casi un año atrás y ahora que está en el catálogo de MUBI quise darle una oportunidad, y si bien termine algo decepcionado también se puede rescatar algunos aspectos positivos.
Annette es única e irrepetible, en el buen y mal sentido, es el apareamiento entre lo surreal con lo mundano, con el género del musical y del drama haciendo el amor cantando con la comedia y el teatro, logrando finalmente engendrar a algo que no es de este mundo, como se señala en la escena del parto, es rescatable ver que hoy en día se intente ofrecer cosas diferentes pero me costo demasiado conectar con una historia muy trillada e incómoda de ver, siendo que ha minutos de haberla visto casi no puedo recordar de que iba.
Quizás lo que si logro calar en mi memoria fue la estética y los varios fotogramas artísticos que adornan su narrativa lineal, casi termine babeando con la escena del yate en la tormenta y el primer plano secuencia de la cinta, también la secuencia de ambos artistas siendo fotografiados por los paparazzis está muy bien filmada y es que la fotografía que maneja Annette es brutal. Si hablamos de esas secuencias hipnotizantes también se debe mencionar al monólogo sentimental del director de ópera quien va revelando el deseo prohibido que tuvo por Ann. 
Como musical uno de sus principales pilares debieron ser obviamente las canciones, sobre esto no se podría calificar como buena o mala su composición por lo subjetivo que resulta en razón de la conexión que se tenga con la lírica, en este caso del dueto Sparks, quienes literalmente se apoderaron del proyecto para dar a toda la historia su propia y muy personal cosmovisión. Y si bien disfruto que un musical emplee constantemente a la música con herramienta de narración, en esta ocasión la percibí muy sobreexplotada al punto en que varias canciones parecían narrar hechos sin nada de relevancia y repitiendo la misma idea una y otra vez. Ese factor generó que ya habiendo acabado la película la única canción que apenas recuerdo sea la de “We love each other so much”, por más que intento no recuerdo otra.
Como alguien que disfruta mucho de los musicales la verdad la pase mal sobretodo de cara a la segunda mitad en donde si me llegue a aburrir, la razón quizás sea por lo extraño que supone ver un experimento muy atípico de elementos que jamás había visto juntos, ni siquiera las brillantes interpretaciones de Adam Conductor y Marion Cotillard me pudieron generarme el suficiente interés para conectar, y es que tampoco aporta mucho la excesiva duración de más de dos horas.
PD: soy el único que termine perturbado con la marioneta de la niña?
PD2: joder, que bien canta Adam aunque resulto tremendo explotador infantil

Puntaje personal (5.8/10)
2021 Ranked

Block or Report

Daniel liked these reviews

All