Waiting for the Barbarians ★★★★½

Los temas y las inquietudes son siempre las mismas pero la puesta en escena es novedosa: marcadamente teatral, desde cierta perspectiva, pero, al mismo tiempo, con un trabajo con el claroscuro (pre) cinematográfico. Todo está depurado como en ninguna otra película del autor.