Synecdoche, New York

Synecdoche, New York ★★★★½

This review may contain spoilers. I can handle the truth.

This review may contain spoilers.

📍 Película N° 700 en Letterboxd.

Han pasado unas cuantas horas desde que terminé de ver Synecdoche, New York y sigo tratando de armar un esquema donde todo ajuste en mi mente. Y pues, para no perder toda la teoría mejor se las expongo. Es justo y necesario.

Si te saltaste el spoiler alert y sigues aquí te imploro que veas la peli y allí sí leas. No solo por los spoilers sino porque realmente no tengo la capacidad de explicar todo lo que pasa en palabras, es una experiencia que se debe vivir.

Leí varios análisis e interpretaciones de la película pero ninguno me deja totalmente lleno aunque hay varias ideas en las que sí pude concordar.
Lo que estoy casi seguro es que el personaje de Caden durante toda la película (o al menos una parte de ella) estuvo muerto, y seguramente por suicidio. Y es uno de los factores de los cuales me voy a valer en esta interpretación.

Mi teoría comienza más que nada con la distorsión del tiempo en la película, en sólo las primeras escenas, digamos entre los 15-30 primeros minutos, en sólo cuestión de segundos si nos fijamos en las horas y fechas que nos salen en pantalla podemos notar que en una misma escena en cuestión de segundos ya hemos avanzado días y meses. Pero el detalle más importante de todo esto es meramente el inicio del film, que empieza con la pantalla totalmente en negro y la primera imagen que vemos es de un reloj marcando las 7:45, tendremos en cuenta este dato ya para el final.

La película sigue transcurriendo y vemos en pantalla prácticamente toda la vida del protagonista desde que en sus 40 se obsesiona con la idea de una monumental obra de teatro que represente la vida tal cual como es. Por medio de una beca está obra empieza a desarrollarse y en poco plazo Caden estaría dirigiendo toda una réplica de la ciudad de Nueva York donde todo se irá tornando más y más y más y más complejo y confuso cuando la metanarrativa vaya adquiriendo capas, como cuando Caden contrata un actor para interpretarse a él mismo o actores para demás personas involucradas a él, todos conviviendo con todos en una situación en la que no puedo encontrar palabras para describir tanto que nos muestran en pantalla.

Está creación de la obra le lleva toda su vida y el tiempo pasa sin que nuestro protagonista apenas se de cuenta, el espectador apenas se entera por la información dejada por los secundarios del paso de los años, pero lo que se nos muestra recurrentemente en estos saltos de tiempo en cuanto a temática es un latente miedo a la no existencia, a la mortalidad, a lo finito de nuestro universo y en general al sentido de la vida. Incluso en varias escenas se nos hace alusión a que el personaje ya puede estar muerto, como cuando el actor que interpreta su vida en total exactitud se suicida o en sus sesiones con la psicólogo.

Caden está totalmente sumido bajo una crisis existencial y su vida se siente totalmente vacía, los amores van y vienen, el contacto con su hija ha sido totalmente perdido y se nos insinúa en reitaridísimas ocasiones que el personaje puede estar sufriendo una crisis de identidad sexual y sea un homosexual negando su naturaleza, incluso se nos hace metáfora a que podría er una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre (pero todo ese tema se presta para un análisis completo).

Parece que lo único que lo hace seguir adelante es esta monumental pieza de arte que construye, que es la proyección de su propia vida donde mientras va perdiendo a los cabales pierde su capacidad para manejarla y se convierte espectador, ya no está en cualidad de dirigirla y ahora cuando ya no hay un objetivo parece que su único destino es la muerte.

Ahora bien, ya hacia el final cuando camina por su mini-Nueva York donde descubre que todos en el set han muerto a excepción de una mujer —y presuntamente tampoco lo ha hecho la nueva directora a la cual dejó a cargo, ya que esta le da instrucciones mediante un micrófono en su oído-. Todo conlleva en una conmovedora charla final entre esta mujer y Caden donde este le dice que realmente no sabe como manejar los pensamientos de tantas personas a la vez, la imagen nos muestra un reloj (bastante peculiar por cierto xd) donde la hora marca 7:45, la imagen vuelve con los dos personajes mientras la pantalla se va fundiendo a blanco lentamente y el personaje dice que ahora sabe que es lo que debe hacer con la obra, cuando empieza a hablar la voz en su oído le dice que muera. La película acaba.

Claramente no es casualidad la relación entre la pantalla en negro al inicio y la pantalla en blanco al final, y más cuando nos damos cuenta que marca la misma hora. Mi interpretación es que la película da inicio justo al momento en que Caden muere (seguramente se suicidó, tomando en cuenta que la directora ahora dirige la obra y toma el lugar de Caden, con ello al momento de darle la orden que muera se está metafóricamente suicidando), y no sólo inicia a las 7:45 a.m. sino que todo el film se lleva a cabo exclusivamente en ese minuto, su momento justo antes de morir y donde va recapitulando toda su vida y todas las cosas que lo atormetaron mientras estaba vivo, y por ello tenemos todo este tono surrealista donde el espacio y tiempo son continuamente distorsionados, porque son todos los recuerdos de Caden coexistiendo entre sí, ya Kaufman en Eternal Subshine of The Spotless Mind, Adaptation, Being John Malkovich e incluso Anomalisa nos ha demostrado que es un genio para representar la mente humana en la gran pantalla.

Al final pues nos damos cuenta que seguimos en la misma hora y cuando dice que ya sabe que hacer con la obra nos está diciendo directamente que ya sabe que es lo que debe hacer con su vida misma, que al fin ha encontrado ese sentido por el cual tanto sufrió y la pantalla se funde en blanco, como si su alma se ilumina, depura y finalmente puede descansar en paz. Porque toda su oscuridad vino realmente en vida (como con la pantalla en negro al inicio).

Un final catártico e incluso hermoso, tomando en cuenta el aura depresiva que está presente en toda la película.

Synecdoche New York es una excelente opera prima para Charlie Kaufman, quizás el cineasta con la mente más retorcida y original que he conocido, y sin duda uno de mis favoritos, que nos trajo esta total obra maestra por allá en el 2008. Justo ese tipo de film que me encanta, esos grandes puzzles donde nada está dejado al azar.

Pd: Esta review es un desastre (y hay mil y un cosas que se me escapan) pero realmente tenía que desahogarme tantos pensamientos. Si ustedes tienen sus teorías les suplico que las compartan porque necesito retroalimentación en este momento.

Gabo liked these reviews