Spetters ★★★★½

Nadie filma Holanda como Verhoeven, tan gris, sucia, lluviosa y desesperanzadora. Y Spetters quizás sea el mejor ejemplo de eso de todos sus films holandeses.