Once ★★★★

Como toda película de John Carney, la música ocupa un lugar central en todo el desarrollo de la narrativa. Esta es particularmente sensible, un muchacho una chica, no siquiera conocemos sus nombres, pero no interesa por que el viaje es tan personal y tan empático que nos dejamos llevar. Los sueños, las dificultades, los fracasos, las personas que nos marcan para toda la vida sin siquiera saberlo. Todo esto es acompañado por una banda sonora súper sentida que aggiorna una premisa tan simple como profunda, una dirección sobria y actuaciones que se complementan de manera perfecta
Magnífica.