Shame ★★★★

Interesante película que trasciende la temática de la adicción al sexo y retrata a la perfección sentimientos oscuros como la soledad, la ira o el asco a uno mismo.

En los primeros 20 minutos me he preguntado si los 80 restantes serían también de Michael Fassbender caminando desnudo por su apartamento. La respuesta os sorprenderá.

Los dos protagonistas ofrecen interpretaciones la mar de sólidas representando emociones en escala de grises totalmente al desnudo, literal y figuradamente. Igualmente, la fotografía tampoco se queda corta aportando una paleta de colores muy bonita y unos juegos de espejo y reflejos maravillosos.

Por otro lado, algunas de las escenas de sexo quizá han sido... demasiado, pero no nos podemos quejar según la temática del filme.

En los comentarios he leído a mucha gente indignada con el ritmo o "lentitud" de la película. No estoy para nada de acuerdo. Uno de los puntos fuertes de esta se encuentra en el guión y en las secuencias largas sin cortes y la magistral manera que tienen los actores de bordarlas.

Para terminar, esencialmente Shame es una película que no trata prácticamente de nada más que de las oscuridades que esconde el ser humano, y en la habilidad de sacarlas todas a flote reside su extraña y perturbada belleza.