Dolemite Is My Name ★★★½

Una delicia absoluta. Divertidísima y rebosante de alegría. Una celebración de la dimensión gozosa del cine.