Hubie Halloween ★★★

El que avisa no es traidor. Después del snub el año pasado en los Oscars, Adam Sandler ha vuelto a ponerse el chándal y a tirarse en el sofá, que es donde precisamente más creativo es y donde por supuesto mejor se lo pasa. Entra como un kinder bueno su fantasmagórica Hubie Halloween.

La fórmula que ha hecho que Netflix le tenga en un altar (es la 8ª colaboración entre la compañía y Sandler) es la de siempre: humor accesible y familiar, temática simple y reparto en sintonía con su personaje. El contexto Halloween contornea una cinta que se se siente agradable y se consume con una sonrisa despreocupada.

Quizá es lo que mejor que le puede pasar ahora mismo al cine, que haya una luz en lo doméstico (el mercado dominante ahora mismo) que invite a entretener y a consumir películas con el objetivo más rentable que ha habido siempre: el de la diversión y el alivio sin pretensión.


Que luego esto se traslade igual a la gran pantalla debería ser el objetivo, pero estas películas son ahora mismo lo único que agruparía muchas edades llegado el momento para devolver la vida a la experiencia de ir al cine. Ojalá la vía Adam Sandler sea un salvoconducto del negocio.




Pdt: detallazo que Sandler le dedique la película a Cameron Boyce y a Burt Reynolds. The coolest dude in Hollywood. No doubt about it.