Neighbors 2: Sorority Rising ★½

Un ejemplo claro de que la comedia necesita implicación y compromiso en la producción cinematográfica porque de lo contrario cae en lo trivial y en lo irrelevante. Cualquier risa viendo Malditos Vecinos 2 es por mera condescendencia. Mala película. Ni me da lástima, sinceramente.