• Love Exposure

    Love Exposure

    ★★★★½

    Love Exposure no es una película sobre la cultura japonesa: karate, sectas post-Aum Shinrikyo, sincretismo religioso, tribus urbanas, tensión orientalismo/occidentalismo, pinky violence... Love Exposure es Japón.

  • In the Mood for Love

    In the Mood for Love

    ★★★★★

    He tenido la enorme suerte de disfrutar una de mis películas favoritas de todos los tiempos en la Filmoteca. Nueva relación de aspecto, mix de sonido (la BSO, hermosísima ya en el 2000, suena espectacular) y títulos de crédito, colores reeditados (ojo a los qipaos que luce Maggie Cheung)... En definitiva, toda una experiencia.

  • The Magician

    The Magician

    ★★★★½

    En El rostro, Ingmar Bergman esboza su autorretrato sobre la figura del Dr. Vogler, un mago desprovisto de fe en su propio arte y que se sirve del mesmerismo para manipular al público a su antojo. Plagada de claroscuros y humos y espejos, mantiene una estética gótica y barroca a ratos cómica, a ratos terrorífica.

  • Black Narcissus

    Black Narcissus

    ★★★★

    La pecaminosa tensión sexual que enfrenta a las hermanas de un apartado convento en los Himalayas pondrá en juego su fe y su compromiso con la orden. El Technicolor y una reciente restauración la convierten en un regalo visual.

  • Where Is My Friend's House?

    Where Is My Friend's House?

    ★★★★½

    Entrañable y hermosa, sigue la odisea de Ahmed, un niño del pueblo noriraní de Koker, para encontrar a su amigo Nematzadeh y evitar así su expulsión del colegio.

  • The Witch

    The Witch

    ★★★½

    Aunque adolece de un ritmo soporífero, The VVitch ya deja traslucir el enorme talento de un director obsesionado con el folklore de su región, Nueva Inglaterra, que luego demostraría en The Lighthouse. La disarmonía de su música produce escalofríos.

  • The Wind Will Carry Us

    The Wind Will Carry Us

    ★★★★

    "– La vejez es una enfermedad terrible.
    – Sí, pero hay una enfermedad mucho peor: la muerte. Cuando le cierras los ojos a este mundo, a esta belleza, a las maravillas de la naturaleza... quiere decir que nunca más volverás...
    – Dicen que el otro mundo es aún más bello.
    – Sí, pero, ¿quién volvió para contárnoslo? Prefiero el presente a esas grandes promesas. Incluso un tambor resulta melodioso en la distancia".

  • Nightcrawler

    Nightcrawler

    ★★★★½

    Thriller sonámbulo con dos protagonistas: el Los Angeles de Mulholland Dr. y Chinatown, plagado de sombras y merodeadores nocturnos, y Lou Bloom (Jake Gyllenhaal), un sociopático Travis Bickle contemporáneo. El plano subjetivo (POV), el uso del zoom y su ritmo dinámico, propio del medio televisivo (ASL reducido, ausencia de planos fijos), convierten al espectador en objeto de la crítica a la cultura del morbo y la violencia, eje central de la película.

  • Insiang

    Insiang

    ★★★½

    Los 70 vieron el estallido del cine social (aumento de las desigualdades, emergencia de países de nueva independencia, el NOEI) y del subgénero rape and revenge. Ambas tendencias vertebran Insiang, enmarcada durante el brutal régimen de Marcos en Filipinas.

  • Nomadland

    Nomadland

    ★★★★½

    Nomadland es un viaje por el Midwest americano sin brújula ni compás. Como ya hiciera en The Rider, Chloé Zhao recurre a la docuficción para homenajear a la sal de la tierra, a los olvidados que se perdieron en el camino. Sin renunciar ni a su estilo intimista ni al enfoque social, Zhao se acerca sin disimulo a la poesía visual de Terrence Malick, con referencias tanto a nivel narrativo (el metaescenario de los Badlands) como cinematográfico (The Tree of Life, Days of Heaven...). Frances McDormand ofrece la interpretación de su carrera.

  • Requiem for a Dream

    Requiem for a Dream

    ★★★★★

    Se han hecho grandes películas sobre las drogas y sus demonios y cadenas (Drugstore Cowboy, The Lost Weekend, Trainspotting...), pero ninguna tan demoledora y cruda como esta. La interpretación de Ellen Burstyn es apabullante.

  • American Psycho

    American Psycho

    ★★★★½

    "And though I can hide my cold gaze and you can shake my hand and feel flesh gripping yours, and maybe you can even sense our lifestyles are probably comparable, I simply am not there".