Summer with Monika ★★★★½

Un verano con Mónica es magistral, Ingmar Bergman nos brinda un relato amargo como la vida misma sobre dos personas diferentes pero con una atracción entre ellos que termina en un escape de la realidad, el que se verá que es el hábitat natural de uno de ellos.

Dos jóvenes rebeldes que tras dos disputas diferentes abandonan sus casas y pasan un verano en la playa, viviendo como dos enamorados y sin pensar en nada más que en ellos. Bergman nos hace un metódico desarrollo de ambos personajes al meterlos en diferentes problemas.

Lo que termina siendo impresionante es la naturalidad de la rebeldía y el desasosiego que se ve, de cómo Mónica realmente no actúa sino que es como la vemos, un espíritu aventurero y inquieto, alguien que vive el momento. Mientras que la pareja es alguien más familiar, a quien le gusta vivir tranquilo.