I, Tonya

I, Tonya ★★★★

I, Tonya es un film contradictorio. A pesar de ser tendencioso a la hora de utilizar a sus abyectos personajes –reales, por descabellado que parezca– para conducir la narración por los senderos más convenientes, es honesto al manifestar abiertamente la imposibilidad de ser fiel a los hechos recreados, apostando por un popurrí de recursos que convierten el punto de vista, el tono y hasta el propio formato de la película en un mosaico heterogéneo del que tan solo surge una verdad incuestionable: Tonya Harding (alucinante trabajo de Margot Robbie, por cierto, que ejecuta aquí su triple axel particular) fue un punching ball viviente que tan solo encontró la dignidad partiendo de la más absoluta individualidad, expresada en la pista de patinaje. 
Todo lo demás fue una sucesión de golpes que no cesó hasta que, entre todos –familia, mass media, jurados y jueces– sustituyeron el hielo por la lona.

Me alegro de que seas buena madre, Tonya.

Juan liked these reviews

All