Tenet

Tenet ★★★

Años atrás era un hater de Nolan debido a que me dejaba guiar por la opinión popular de que era un pretencioso. Sigo manteniendo en cierto grado esa perspectiva hacia él, pero ahora no le tengo odio, más bien tiene mi respeto. Cada vez se aventura a dar cosas más ambiciosas que, según yo, le quedan grande en muchas ocasiones, aunque de una u otra manera los convierte en un espectáculo bombástico que nos deja como bobos frente a la pantalla.

Vuelve a ser visible su reiterada sobreexposición para hacernos entender las cosas, lo que en Tenet lo encuentro necesario porque sin ello no nos enteramos de nada. Es verdad que a veces el relleno de información técnica y masticada es excesiva para lo que al final ofrece, pero cumple su función. Ya de ahí en adelante se convierte en una narrativa de corte clásico siendo desdoblada por el tiempo que da a luz secuencias de acción transgresoras e infecciosas gracias a la obsesión de Nolan por la grandilocuencia y los sintetizadores ribombantes que llevan lo adrenalínico al techo.

A la película le importan poco o nada los sentimientos igual que a los espías, porque ellos no deben dejar que estos se interpongan con la misión. Por eso sus personajes no son más que peones testigos de las posibilidades que brinda la inversión temporal, siendo esto último el verdadero protagonista de todo. El guión no les da vida, los actores les brindan esa pizca opaca de empatía y puede dejar insatisfecho a muchos, a mi no me ha afectado en lo más mínimo. De hecho mi mayor problema ha sido el montaje enrevesado adrede que evita que el espectador se cuestione los evidentes agujeros argumentales metiendo cortes rápidos y secos para distraernos.

La entropía de Tenet se consigue en las preguntas que uno se puede llegar a hacer con respecto al paso del tiempo y nuestra poca importancia para lo que en verdad es. Esa preocupación relativa se le nota a Nolan por alguna extraña razón, siendo acá una hipérbole tan confusa como épica de esa inquietud que ha estado en toda su filmografía. Nos pide un sacrificio intelectual de (no) intentar entender las incoherencias o incógnitas que se dejan, lo que importa más que nunca es el entretenimiento que brinda y de qué manera lo hace.

La presentación que tiene John David Washington sacando una bala de la corredera de la pistola para agarrarla en aire mientras un sintetizador suena en el momento exacto la consigo espectacular. Eso es Tenet, una presentación de «coolness» de parte de Nolan con sus ganas de hacerse el inteligente más que nunca, con sus cosas pretenciosas y unos fallos que me parecen imperdonables. Pero, ¿saben que? Creo que he madurado bastante como para seguir en ese saco, ha hecho muchísimo para lo que era el concepto en papel y llevarlo a cabo ha sido una odisea total. Mucho texto solo para decir que, bueno, ahora me terminó gustando el cine de Nolan de nuevo. Lo admito.

Juanito liked these reviews

All