Murder Me, Monster ★★★½

Me la recomendaron mucho, quizás demasiado. Llegué con expectativas muy altas, que se mantuvieron ahí durante una muy buena primera hora. Pero una vez presentado el conflicto comienza a hacerse lenta y un poco pesada. No pasa mucho en la segunda mitad más que en los últimos 15 minutos del final. Además, durante toda la película se construye una idea del monstruo que está pero no aparece (o que puede estar presente en otros personajes), pero eso se termina rompiendo en las últimas escenas cuando lo muestran en su figura semi-antropomórfica. Al menos a mí, me desencajó de lo que estaba viendo, el monstruo que había imaginado estaba muy distante del que estaba en pantalla, y eso me terminó de desentender con la historia.
Sin embargo, hay que reconocer que la fotografía y calidad de efectos especiales es impecable, sobre todo para los estándares del género terror/fantasía en el país. Probablemente no veamos una película de esta calidad en mucho tiempo, y a pesar de algunos errores o decisiones que no la favorecieron, es admirable lo que logró teniendo en cuenta la situación actual del cine argentino.