Ran ★★★★★

Con esta película akira kurosawa demuestra su genio en el cine de samuráis, desde una dirección excelente, hasta actuaciones y guión mas que dignos, una muestra de el punto mas bajo del ser humano, la avaricia, traición, venganza y la guerra. A lo largo del film vemos como los hermanos se ven corrompidos por el enorme poder que adquieren y traicionan a su padre e inician una guerra para dominar el territorio del otro, terminando así con su familia. A diferencia de otras películas de kurosawa, esta termina de un modo bastante triste, con una familia desmoronada por una sed de avaricia, akira kurosawa nos muestra lo que puede llegar a hacer el ser humano incluso a su sangre, dejando como mensaje no solo eso, si no también la estupidez de la guerra.