Pietà ★★★

'Pietà' está repleta de la esencia más siniestra y agria de Kim Ki-duk. Tiene escenas bastante impactantes y grotescas como es habitual en la mayoría de películas suyas que he visto. Estamos ante el desarrollo agónico de una filmografía siempre interesante pero nada reconfortante y bastante desagradable. Es difícil para mí hallar un verdadero placer en esa mirada tan pesimista y trágica, ni en la disección del propio sufrimiento. Una pena pues siempre había oído hablar de este cineasta como un maestro, pero después de ver unas cuantas tengo claro que no es un cine al que pueda encontrarle un jugo que disfrutar más allá de un claro virtuosismo visual que a veces se esconde en lo minimalista.