Florence Foster Jenkins ★★★★

Una especie de comedia inglesa adaptada a una comedia americana, que cumple su objetivo pero no aporta nada más.
Podría tener una estética propia un poco más marcada, pero tanto la caracterización como la historia y el modo de narrarla están bastante bien.