OPAL

OPAL

Brutalísimo, siniestrísimo, tristísimo.
Y qué música. No tenía por qué ser tan buena, no tenía por qué.
De putos locos.